GIPUZKOA, LÍDER EN EL TRATAMIENTO Y RECICLAJE DE RESIDUOS URBANOS

La visita al Complejo Medioambiental de Gipuzkoa de una delegación del club Gipuzkoa Basket, encabezada por el vicepresidente Josean Ibiriku y los jugadores Iván Aurrekoetxea y Pavel Savkov, permitió conocer las características y el funcionamiento de las instalaciones ubicadas en el polígono Eskuzaitzeta de Zubieta.

El diputado foral de Sostenibilidad y Medio Ambiente, José Ignacio Asensio; la directora de Transición Ecológica, Mónica Pedreira; y el director general de la empresa de gestión de residuos de Gipuzkoa (GHK), César Gimeno, explicaron pormenorizadamente a los representantes del club Gipuzkoa Basket los fundamentos y objetivos de una infraestructura moderna, que ha sido capaz de situar a Gipuzkoa, durante los últimos cuatro años, en posiciones de liderazgo dentro de la Unión Europea respecto al cumplimiento de los objetivos globales fijados en materia de recogida selectiva de residuos urbanos y reciclaje.

La evolución producida en Gipuzkoa en el transcurso de los últimos años representa un logro de considerable magnitud, ya que la situación de partida era preocupante y se caracterizaba por el cierre completado de los cuatro vertederos existentes en San Marcos, Lapatz, Sasieta y Urteta. Tampoco existía ninguna instalación construida para el tratamiento de residuos. Y por último, el territorio afrontaba un altísimo coste de transporte y vertido de residuos urbanos que debía materializarse en vertederos del sur de Francia, Bizkaia, Navarra y Cantabria.

GESTIÓN INNOVADORA

El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa constituyó en 2008 una sociedad mercantil para la prestación del servicio de gestión de residuos de Gipuzkoa. La Asamblea General del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa aprobó poco después crear ese mismo año una Sociedad Anónima Unipersonal, denominada Gipuzkoako Hondakinen Kudeaketa (GHK).

La función primordial de dicha sociedad consistía en gestionar los residuos urbanos dentro de su ámbito territorial, aglutinando el conjunto de servicios a las Mancomunidades del territorio, así como la creación y explotación de las infraestructuras necesarias.

En consecuencia, la gestión de todos los residuos urbanos de Gipuzkoa pasó a corresponder a la sociedad GHK desde el 17 de julio de 2009, en tanto que instrumento ejecutor del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa para la gestión de los residuos sólidos urbanos, así como la construcción y gestión de las infraestructuras necesarias como sucede con el caso del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa.

El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa está integrado por la Diputación Foral de Gipuzkoa y las ocho Mancomunidades del territorio que representan a los 88 municipios guipuzcoanos: San Marcos, Debabarrena, Sasieta, Txingudi, Debagoiena, Tolosaldea, Urola Kosta y Urola Erdia. Adicionalmente, participan también dos municipios vizcaínos.

El Consorcio gestiona cada año 140.000 toneladas de residuos mezclados en el contenedor gris o con el sistema puerta a puerta; 50.000 toneladas de residuo orgánico, recogido selectivamente en contenedor marrón o mediante el sistema puerta a puerta; 25.000 toneladas de envases recogidos selectivamente en contenedor amarillo o a través del puerta a puerta.

Adicionalmente, se recogen selectivamente por gestores especializados residuos de papel o cartón depositados en el contenedor azul y envases de vidrio destinados al contenedor verde.

ELEVADA RECOGIDA SELECTIVA

Los ciudadanos guipuzcoanos tienen una conciencia medioambiental desarrollada ya que son capaces de completar una recogida selectiva de residuos urbanos con niveles superiores incluso a los objetivos fijados por la Unión Europea.

Gipuzkoa proporciona un 87% de recogida selectiva de vidrio, siendo el objetivo en la UE el 70%. En el caso del papel cartón, el porcentaje alcanzado es del 76%, mientras el listón europeo se sitúa en el 75%. La recogida selectiva de envases llega al 77% y en la UE la tasa está referenciada en el 65%. En el ámbito de los biorresiduos, Gipuzkoa se coloca en el 62% cuando la media europea roza el 50%.

La cifra total de recogida selectiva que es capaz de completar Gipuzkoa alcanza un 60% y la tasa de reciclaje se eleva al 50%.

En definitiva, el territorio guipuzcoano obtiene unos resultados destacados en todas las magnitudes de medición, que le permiten alcanzar desde 2019 los objetivos globales establecidos en la Unión Europea en materia de recogida selectiva de residuos urbanos y reciclaje. La continuidad de este logro, cumpliendo con los objetivos europeos en esta materia, constituye un objetivo permanente que Gipuzkoa se propone consolidar mediante un modelo de economía circular.

MODERNO COMPLEJO MEDIOAMBIENTAL

El Complejo Medioambiental de Gipuzkoa, ubicado en los altos de Zubieta, es una moderna infraestructura dotada con tecnología de última generación. Consta de dos instalaciones independientes, pero íntimamente interrelacionadas.

La fase 1 del CMG se encuentra plenamente operativa desde el 10 de octubre de 2020. Requirió una inversión de 220 millones de euros. Acoge una planta de tratamiento biológico de plásticos, bricks y metales con un aprovechamiento cifrado entre el 5% y 9%. Incluye también otra planta de valoración energética mediante un proceso de incineración con una producción de un 50% de energía renovable.

La fase 2 del CMG se encuentra plenamente operativa desde el mes de octubre de 2019 y necesitó una inversión de 30 millones de euros. Consta de una planta de biometanización capaz de producir energía y compost. La instalación se completa con una planta de tratamiento de escorias con destino a la fabricación de áridos y cemento.

El importe de la inversión completa, realizada en el conjunto del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa, ha sido adelantado por las dos concesionarias encargadas de la explotación. El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa financiará dicha inversión, junto con el servicio de operación, durante 20-35 años.

El funcionamiento del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa, en su conjunto, garantiza un modelo de economía circular en el reciclaje, tratamiento y aprovechamiento de los residuos sólidos urbanos. Cuenta a su vez con el complemento de dos plantas de recuperación de envases, ubicadas en Legazpi y Urnieta, y una planta de compostaje, radicada en Epele.

La característica diferencial más relevante del Complejo Medioambiental de Zubieta, respecto al funcionamiento de su planta de valorización energética, es que el proceso de depuración de gases es de los más exigentes de Europa. Incluye un tratamiento duplicado más garantista, que es capaz de conseguir emisiones muy por debajo de lo exigido por la normativa en vigor. Además, las emisiones liberadas se sitúan muy por debajo del límite de las producidas por otras industrias, y muy especialmente de sectores como el químico, la siderurgia, el cemento o el de fabricación de neumáticos.

GHK dispone además de cuatro cabinas alrededor del CMG 1, encargadas de medir la calidad del aire. Adicionalmente, el Gobierno Vasco mantiene otra red complementaria de medición con estaciones repartidas por Gipuzkoa. Todos los sistemas disponibles y en uso se encuentran interconectados.

El resultado de las mediciones continuadas, realizadas desde que el Complejo Medioambiental de Gipuzkoa entrara en funcionamiento, ha puesto de manifiesto que la calidad del aire alrededor de las instalaciones no ha empeorado desde el inicio de la actividad.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *